PORQUÉ Y COMO HICIMOS LA MUESTRA “MEMORIA UNIVERSIDAD LABORAL DE GIJÓN 1955-2015”

“Memoria" es un recorrido por la historia de la Universidad Laboral de Gijón que parte de su fundación y llega hasta nuestros días adentrándose en los aspectos más importantes del que, hoy por hoy, es el edificio civil más grande de España y una referencia inevitable para Asturias y Gijón. Desde su promoción como Orfanato Minero en la primera mitad de los años 40, hasta su conversión en Ciudad de la Cultura en el año 2005, la Universidad Laboral de Gijón ofrece una oportunidad única de acercarse a la realidad del país a través del análisis de su modelo educativo y social.
Memoria es la primera exposición íntegramente dedicada a desvelar, al menos en parte, el importante patrimonio material e inmaterial que se deposita entre los muros de la Laboral.”

De esta manera se presentaba la muestra en los más de dos mil flyers distribuido para anunciar a los potenciales visitantes lo que la Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad Laboral de Gijón deseaba trasladar a la sociedad antes de que el tiempo sepultara una realidad educativa y social amenazada, que estaba siendo trasladada a las jóvenes generaciones con evidente falta de rigor histórico.
En el plan de actividades de la Asociación  para el curso 2014/15 se incluyó este proyecto y se formó un equipo de apoyo para sacarla delante.
Contábamos de partida con el decidido ánimo de trabajo de los miembros de la Asociación y con el extraordinario archivo de fotografías – más de 35.000 – que Fernando Vizoso Gómez gestiona desde el año 2000 y que se nutre de constantes aportaciones de Antiguos Alumnos y profesores vinculados a la Universidad Laboral de Gijón.
Pero el salto a montar una muestra con la dignidad que requiere el caso se nos presentaba como una tarea insuperable. Decidimos buscar el apoyo de profesionales de la museografía para elaborar conjuntamente el proyecto.
Afortunadamente , y con el apoyo de la  Sociedad Publica de Gestión y Promoción Turística y Cultural del Principado de Asturias, esto fue posible cuando localizamos el que sería Comisario de la muestra, Asociado y antiguo alumno de la UNI, de 36 años, Hector Jareño, que fue una pieza clave en el diseño y puesta en obra de la muestra.
Quedaba un importante escollo por superar: el presupuesto económico para hacer frente a los gastos del evento. Las primeras aproximaciones  triplicaban con holgura el presupuesto anual ordinario de nuestra Organización. Era preciso buscar apoyos extraordinarios.
Empezó una frenética búsqueda de apoyos en instituciones y organismos asturianos de quienes nos constaba su alta valoración de la Universidad Laboral de Gijón y su proyecto educativo, social y monumental.
También les pedimos dinero a nuestros compañeros asociados AAULG y a los antiguos profesores. Muchos de los asociados autorizaron el cargo de una cuota anual extraordinaria destinada a este fin.
A la par, y tomando como base una propuesta museográfica del asociado Victor Camblor, miembro de una saga de Antiguos Alumnos  comprometidos con la Organización, siendo el mismo Víctor un experto en la obra de Luis Moya, creador y mantenedor de un blog especializado en la Universidad Laboral y animador asiduo de las redes sociales donde se mueven los AAULG, se puso en marcha un plan de trabajo con reuniones a varias bandas fueron apareciendo los primeros bocetos de lo que queríamos mostrar: objetos, fotografías y textos explicativos ubicados en 17 espacios que conducirían al visitante a lo largo de la historia del proyecto desde su génesis y construcción  hasta la vida cotidiana de los estudiantes durante los sesenta años de su existencia. Pantallas con videos en marcha constante y la posibilidad de acceder a través de código BIDI a Internet para ampliar información acerca de cada escenario propuesto completaban el recorrido. Objetos auténticos reprodujeron aulas, dormitorios, enfermería, iglesia, actividades deportivas, talleres, comedores y cocinas que fueron escenario durante  varios años, los decisivos de la formación, para más de 100.000 alumnos, de los cuales más de cuarentamil fueron asturianos.
Un sistema de megafonía  reproducía con ruidos de ambiente de clases, patios, pistas deportivas, iglesia … el clima de audio que acompañaba la vida de los residentes.
Pudimos comprobar la dificultad que conlleva el  seleccionar muestras de la ingente obra de la Institución que mantiene la monumentalidad que la ha caracterizado desde sus orígenes. Todo en la Universidad Laboral de Gijón se sale de las dimensiones convencionales desde el principio. Y esto supuso un trabajo adicional para los organizadores.
Desde la jornada inaugural, donde autoridades educativas y locales así como representantes de organizaciones de la sociedad civil siguieron atentamente las explicaciones, todo el desarrollo de la muestra estuvo implementado con entrevistas en las emisoras de radio y televisión, donde se puso constatar el interés por el tema. Los periódicos fueron avanzando crónicas donde se registraba la afluencia de visitantes, con claro predominio de los Antiguos Alumnos que se acercaban acompañados de sus familiares y amigos.
Aunque el acceso era previo pago de entrada, con exención o descuentos para colectivos determinados, era la doble oportunidad de ver la Iglesia y su admirable cúpula  y contemplar la muestra que narra de manera amena el contenido del extraordinario proyecto educativo que se desarrolla dentro de los muros de la Universidad Laboral.
Más de 3.500 visitantes  están registrados y fue necesario hacer dos ampliaciones al calendario inicial previsto para la muestra. En todo momento el Servicio de Seguridad fue el eficaz y cuidadoso colaborador para el acompañamiento de los visitantes.
Se completaba el recorrido museográfico con unas muestras de las publicaciones y actividades de la Asociación, dejando testimonio de nuestros lazos con la Asociación hermana de Antiguos Alumnos de la Universidad Laboral de Córdoba.
El libro de visitas, donde 156 visitantes dejan sus impresiones sobre la muestra nos confirman el acierto y la oportunidad de la misma. Algunas reflejan una alta emotividad por lo contemplado.
Ahora contemplamos la oportunidad de hacer la muestra permanente e incluso itinerante.  Nuestra propuesta sería ubicarla en su fase permanente en algún lugar no alejado de los itinerarios habituales que se ofrecen para la visita del monumento, cuya declaración como Bien de Interés Cultural se ha incoado con el apoyo de la Asociación ante el Principado de Asturias y que ya se encuentra respaldado por veinte mil firmas.
Por eso nos pareció que era el momento de llamar la atención sobre la asturianidad del proyecto de la Universidad Laboral de Gijón

Asturiana por sus promotores y por las circunstancias que en 1946 pusieron los cimientos y los recursos de lo que iba a ser un Orfelinato MineroAsturiana por los componentes de los primeros Patronatos que supieron aglutinar los esfuerzos de los trabajadores y las Mutualidades Laborales de España en favor de la educación de sus hijos.

Asturiana por los más de mil quinientos trabajadores que durante siete años dieron forma al proyecto de Luis Moya y que hoy es referente en Asturias de monumentalidad arquitectónica y el edificio más grandes de España.

Asturiana porque así se recoge en el Convenio de 1954 establecido entre el Ministerio de Trabajo y la Compañía de Jesús, como “responsable con plena autonomía” para desarrollar el modelo pedagógico. En una de sus 35 cláusulas dice , en lo relativo a emblemas y símbolos,: “La Universidad se coloca bajo la advocación de la Virgen de Covadonga y el patrocinio de San José”, patrocinio que también asumirá después todo el Sistema de Universidades Laborales. Se habla, igualmente, de una bandera universitaria laboral; de un escudo, en el que figurará el lema “Hacia la dignidad y la libertad por la cultura”.

Por eso la imagen de la Virgen de Covadonga sigue presidiendo el frontis de la Iglesia y está en el centro de todos los ejes del Patio Central.

Ha desaparecido de su lugar original, inexplicablemente,  la Cruz de la Victoria, símbolo oficial y político del Principado de Asturias, actual propietario del inmueble y responsable de su mantenimiento y ornato.

Pero todo ello no ha  impedido que en miles de hogares asturianos , en el Día de Covadonga y Dia de Asturias, dia elegido para la clausura, recordaran el enorme patrimonio educativo, social y monumental que significa la Universidad Laboral de Gijon para toda la asturianidad.

Ello nos va  a seguir animando a mantener la MEMORIA en su doble acepción de que lo vivido no caiga en el olvido y, como toda gran obra, presente ante la sociedad un balance de resultados que pueden ser evaluados: sus Antiguos Alumnos.

Así conocerá el visitante que dentro de la genial obra de Luis Moya y su equipo, el edificio civil más grande de España, hay desde hace sesenta años un gran proyecto pedagógico y social que inspiró a otras 23 Universidades Laborales construidas por voluntad de los trabajadores para el mejor futuro de sus hijos. Y entre 1955 y 1978, este beneficio alcanzó a más de medio millos de ellos, en quienes predomina mayoritariamente un sentimiento de agradecimiento.

Es lo que quisimos expresar con la muestra MEMORIA Universidad Laboral de Gijón 1955-2015


Migul Angel CALDEVILLA
Secretario General AAAUL